Adolescencia y SUH

La adolescencia es una etapa de transición, en la que se producen profundos cambios que involucran a toda la personalidad, una revolución a nivel emocional, corporal, sexual, social.

El adolescente manifiesta angustias y temores que lo hace sentir vulnerable y su forma de defenderse es con actitudes extremas y comportamientos exagerados. Todo esto altera el estilo de relación con los que lo rodean provocando una especie de “caos “en los vínculos más cercanos.

Este proceso de duelo por el cuerpo y la mente infantil que va perdiendo provoca en su identidad una revolución, todo lo que creían ser se ve cuestionado de repente, generando una inestabilidad afectiva que se refleja en cambios continuos de humor, peleas con padres y mayores, cuestionamientos continuos. Se encuentran en una etapa de crecimiento, un dejar atrás la dependencia infantil para dar paso a la autonomía adulta. Para algunas cosas es un chico, para otras es grande, no sabe donde está parado , y cualquier situación cotidiana se puede transformar en una confusión difícil de resolver. La velocidad de los cambios físicos y psíquicos que experimenta el adolescente es mayor que la capacidad de elaboración .

Es por ello que nos preocupa mucho cuando un niño que ha padecido SUH en su infancia llega a la adolescencia, ya que es muy probable que todo lo que hasta el momento hacía sin ningún tipo de cuestionamientos, como ser la dieta hipo sódica, baja en proteínas, controles periódicos... ahora se vea severamente cuestionado.” yo no quiero hacer más dieta”, ¿para qué? ¿ por qué me tienen que sacar sangre si estoy bien? ... y así infinitos cuestionamientos que ponen en riesgo su vida.

Esta situación genera en nosotros, los padres, una gran angustia, nos vuelve el fantasma de la enfermedad, afloran todos los miedos pasados y no sabemos que hacer, cómo reaccionar.

Es un momento complicado de atravesar , los padres nos debemos armar de infinita paciencia, no creer todo lo que los adolescentes dicen, ya que gran parte de su rebeldía tiene que ver con poner a prueba la resistencia de los padres, auque la conducta manifiesta del adolescente sea “ no me molesten, déjenme en paz “, en realidad necesitan a la familia cerca para que lo acompañe en este crecimiento.

Hay que tener en cuenta que la adolescencia es un periodo donde todo se masifica y a los chicos les cuesta mucho ser diferentes a los otros, es por eso que no quieren ningún trato especial de dieta, ni nada que se le parezca, solo quieren ser como los otros, sus pares. Paralelamente, el adolescente se va a oponer a todo lo que los padres le sugieran, ya que la oposición por la simple rebeldía es propia de la edad

Por esto, aunque no hay recetas mágicas para que nuestros hijos entiendan la importancia de los controles, es fundamental dejar que sean ellos los que hablen con los médicos, que tengan claro las consecuencias de sus actitudes, los riesgos que representa no seguir las indicaciones médicas. Esta situación descomprime a los padres de la dura tarea de ser ellos quienes deciden las dietas, hay una indicación médica y serias razones para cumplirla.

El problema no es que el chico pelee con los padres, ya que esto es algo esperado dentro de este periodo, la pelea en los adolescente es un signo de vitalidad, el alerta es en la no pelea, cuando un chico baja los brazos y entra en una indiferencia a todo, no cuestiona y acepta todo sin resistencia , esa es una actitud que uno como padre debe prestarle atención y preocuparse

Todo estas alteraciones crean un clima complejo dentro de los hogares, discusiones, peleas, desentendimientos, comparaciones entre hermanos.... muchas veces la situación familiar e individual se vuelve insostenible . Que hacer?

La comisión de padres escuchando las inquietudes de padres y familiares, brinda la posibilidad de plantear juntos los temores que nos preocupan como ser la adolescencia y otros temas relevantes. Con este fin, funciona a partir de abril un taller mensual con distintos temas en relación al SUH , un lugar de encuentro que nos permita enriquecernos con la experiencias de todos y encontrar caminos que nos ayuden a revertir favorablemente todo lo vivido.

 

Comision de Padres de LUSUH y Lic. Paula Jansen